Ácido hipocloroso

El ácido hipocloroso es generado de forma natural en el fagosoma de las células de defensa, como los neutrófilos. Esta sustancia es el principal mecanismo oxidante para destruir una diversa gama de microorganismos que afectan los tejidos vivos. Como microbiocida el efecto es casi inmediato; El HOCl actúa directamente sobre las uniones polipetidicas de las paredes celular, provoca la oxidación de los animoacidos, oxidando los grupos sulfhidrilo y disulfuros de las paredes bacterianas, causa una rápida disminución en la síntesis de ADN/ARN, inhibe la síntesis de proteínas. Por ultimo altera la producción de ATP del microorganismo, alterando su proceso de respiración y nutrición y causando la disrupción de la membrana celular, conllevando a la muerte del microorganismo y evitando su reproducción. Tiene una efectividad de hasta 8 log UFC en 30 seg. Presenta un potencial de oxido reducción ORP de hasta 900mV y un pH neutro de 5.5 a 7 lo que permite su aplicación en piel acidificando así el tejido epitelial e inhibiendo la proliferación bacteriana.

Es un potente desinfectante para superficies inertes (material quirúrgico, mesas de trabajo, pisos, caniles, salas de ordeño, establos, galpones) y también un fuerte antiséptico, inocuo para humanos y animales por lo que se puede manejar tranquilamente y se puede aplicar directamente en piel.

Aparte de su poder biocida también acelerá la cicatrización y regeneración de tejido, estimulando la proliferación de fibroblastos y la síntesis de colágeno. En los exudados se forma taurina y al unirse con el ácido hipocloroso se forma cloramina – taurina. Molécula responsable del efecto post antibiótico y antiinflamatorio del ácido hipocloroso.

Por lo tanto, el ácido hipocloroso es una solución inteligente que interviene ordenadamente en los sucesivos pasos del proceso de desinfección y cicatrización de heridas: inflamación - proliferación - reparación - epitelización.

LabEca LabEca LabEca